De amigos desconocidos

401138_2440091412945_1747702057_n

Cuando eras niño era fácil: ¿Quieres ser mi amigo? Normalmente la respuesta era positiva, y la amistad duraba lo que decidía tu madre que duraba la jornada playera o toda una vida, que bien puede ser larga o tristemente corta.

A medida que vamos creciendo, también crecen los requisitos y el proceso de elección se torna más complejo. Es un ejercicio de madurez, no cabe duda, el rendirte ante tus necesidades; ser valiente y comprender que más vale estar solo que darle la consideración de algo tan grande como es pertenecer a esa familia postiza que son los amigos a quienes no les quema la sangre en las venas cuando las cosas te van regular.

En este trayecto que llevo, que no es corto, he dejado por la senda a personas con las que no quería seguir caminando. Seguro que también me han dejado a mí. Seguro que con otros llegué a un comprendido, silencioso, pacto de adiós sin necesidad de decirlo.

Hablaba de necesidades y búsqueda. Hablo de almas, en resumen. O llámalo calambrazos cerebrales, herencia de necesidad de cooperación; recurre al consabido y más que repetido “ser social” al que invocamos para explicar y justificar el dolor de la soledad. Los mínimos, decía, aumentan a medida que lo hacen los estragos de la edad en cada perfil de nuestra existencia. Influye lo vivido hasta el presente: cuantas más hostias te llevas, más te proteges, maldito inconsciente.

Y qué difícil ha sido lo que me ha llevado a necesitar lo que necesito ahora. Y qué imposible se vislumbra encontrarlo: Un amigo (no sé por qué, necesito un masculino) con el que ocultar los nombres, los lugares, los retratos. A quien mostrar todos y cada uno de mis miedos, mis vergüenzas, mis delirios; los desvelos que no puedo compartir con nadie. Y poder reír, y poder llorar, y aprender del punto de vista del que no me conoce ni me conocerá. Yo para él, él para mí, un futuro por siempre y siempre jamás, sin ninguna mentira, todo verdad.

Cojo se queda el texto, pues no ha llegado a su final.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “De amigos desconocidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s